“Lo que quiero cuando quiero”

Vivimos en una época ON DEMAND. Y no me refiero solo al modo de un cableoperador. Los Millenials elegimos ver lo que queremos, cuando queremos y dónde querramos.

Buscar Por

v

Vivimos en una época ON DEMAND. Y no me refiero solo al modo de un cableoperador. Los Millennials elegimos ver lo que queremos, cuando queremos y dónde queramos. Es el triunfo absoluto y abrumador de una forma de vida que parece estar destruyendo la típica costumbre de fijar una hora predeterminada para escuchar o ver tal o cual programa.

Ante ésta situación, los medios de comunicación tradicionales buscan innovar, incorporar el lenguaje de las redes sociales y el streaming dentro de su propia lógica, algunos con más éxito que otros. Agarrá el control, mirá C5N o TN, ¿no simulan ser un escritorio de una PC?.

Los jóvenes no ingresamos a los diarios para informarnos. Tampoco encendemos la TV para ver un noticiero. Y sin embargo, somos la generación más informada de la historia de la humanidad ¿Cómo obtenemos información? Por medio de Twitter, Facebook e Instagram. Por WhatsApp o alguna APP del momento. Manejamos caudales de datos inimaginables décadas atrás.

Lamentablemente, no hacemos gala de tamaño arsenal de contenidos, y posiblemente en eso debamos hacer hincapié en la formación del futuro: saber aprovechar al máximo la enorme biblioteca mundial que es el internet para ser autodidactas, emprendedores, cultos e informados, más que ninguna otra camada de jóvenes.

La herramienta existe y es eficaz. No existe “la aguja hipodérmica”, sino el meme viral. Que termina siendo lo mismo. Empleando el lenguaje de la novedad, cristaliza ideología y forman opinión tan solo una imagen o un mínimo recorte descontextualizado de vídeo.

Y ante eso, los comunicadores, tenemos que ser parte, para buscar los porqués, los cómo, indagar en causas y consecuencias, y saber interrogar críticamente esta hipérbole de la conectividad. Ese es el papel que estimo requiere de nosotros la sociedad.

Nicolás Martín Leoni (periodista)