Planificar Córdoba entre todos significa poner a Córdoba Primero

"Queremos pensar Córdoba para los próximos 20 años, no para que se convierta en un plan más, sino para sentar las bases para un crecimiento ordenado que se traduzca en una vida mejor para todos los cordobeses", asegura Miguel Siciliano de la Fundación Pensando Córdoba.

Buscar Por

c

Cuando una ciudad no se planifica, crece desordenadamente, sin control y a ese caos lo pagan los ciudadanos con impuestos más caros y una calidad de vida urbana más deficiente.

Cuando Jerónimo Luis de Cabrera, aquel 6 de Julio de 1573, suscribió el acta de fundación de la Ciudad de Córdoba de la Nueva Andalucía, expresó que se fundaba “cerca del río que los indios llaman de Suquia”, simplemente “por ser el sitio más conveniente que he hallado para ello” y “porque hay tierras baldías, donde ellos los indios no tienen ni han tenido aprovechamiento por no tener acequias en ellas, por tener mucha abundancia y mejores tierras y porque hay en dicho asiento las cosas necesarias y bastante suficientes que han de tener las ciudades que en nombre de Su Majestad se fundan”.

Eso fue lo más parecido a una planificación: hay un río cerca, tierras baldías no aprovechadas, abundancia de buenas tierras, y suficientes cosas necesarias y suficientes que deben tener las ciudades fundadas en nombre del Rey.

Luego de aquel precario ensayo, tuvieron lugar distintos intentos de planificación urbana; en el año 1927 el Plan Olmos; en 1957 el Plan Regulador de la Ciudad de Córdoba; en 1962 el Segundo Plan Regulador de la Ciudad de Córdoba; en 1973 el Diagnóstico tentativo y alternativo de desarrollo físico; en 1978 el Esquema Director de Ordenamiento Urbano; en 1980 el Plan de Desarrollo Metropolitano; en 1981el Esquema Director de Ordenamiento Metropolitano; en 1985 el Modelo Normativo de Uso del Suelo; en 1993 al 99 el Plan Estratégico de Córdoba; y en 2003 el Plan Estratégico de la Ciudad. Todos esos planes aportaron algo, pero podemos decir sin temor a equivocarnos, viendo la Córdoba de hoy, que todos ellos culminaron en fracaso.

Ciudad que no se planifica, crece desordenadamente, y es el caso puntual de Córdoba, con un centro colapsado por falta de servicios y caos vehicular, los barrios tradicionales del macrocentro sin planificación en altura, ni de espacios verdes, y una periferia
decididamente desastrosa, con bajísima densidad poblacional y sin infraestructura urbana. Necesitamos cambiar esto ya. Estoy convencido que la próxima elección para intendente la ganará quien haya sabido plantearle a los cordobeses una planificación de la ciudad creíble, realizable y diseñada con la participación de todos los actores de Córdoba.

Miguel Siciliano con Tomás Regalado, alcalde de Miami, en el marco de convenios de capacitación para el estudio de los modelos de Ciudades Inteligentes, Ciudad Segura, Desarrollo de Servicios Públicos, Ciudad Turística y Fomento al Modelo PyMe/Emprendedor.

Es por esto que a partir del día 23 de Octubre, desde Pensando Córdoba empezamos a transitar el camino hacia ese gran plan integral de planificación urbana de la Ciudad de Córdoba, en el que vamos a convocar a los planificadores urbanos tan valiosos con que cuenta Córdoba, a los colegios profesionales y universidades, a los centros vecinales y a los profesionales y ciudadanos de a pie que quieran participar en esta elaboración que busca poner a Córdoba Primero, a Córdoba en primer lugar en las prioridades políticas.

Queremos pensar Córdoba para los próximos 20 años, no para que se convierta en un plan más, sino para sentar las bases para un crecimiento ordenado que se traduzca en una vida mejor para todos los cordobeses. Sin dudarlo, Córdoba es la prioridad. Por eso siempre Córdoba Primero.

Por Miguel Siciliano / Presidente de la Fundación Pensando Córdoba