La experiencia de producir televisión

Relato en primera persona del debut en terreno de realización televisiva de María Paula Pagliarone, estudiante de 5to año de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, en su etapa de tesis. Esto es periodismo ciudadano.

Buscar Por

c

Comienzo a pensar para poder escribir como fue mi experiencia en la realización de dos informes para el programa Bien de Córdoba de Canal 10 y lo primero que se me viene a la cabeza es la palabra ¡¡Maravilloso!! entre otros adjetivos calificativos.

Como todo proceso de producción, que contiene etapas y fases, lo primero que realicé es la búsqueda de notas que veíamos convenientes o apropiadas para el programa, siempre con el acompañamiento del equipo de “Información Ciudadana”, el área de periodismo ciudadano del canal de la UNC.

Una vez seleccionados los temas para producir (“Festival Intercolegial de Cortos 2017” y “El Taller de Vasalisa”) comencé a buscar teléfonos, contactos y emails necesarios para poder comunicarme con el organizador, coordinador, dueño/a del proyecto y así pautar día y horario para la realización de las notas.

En términos académicos, hablo de la etapa de pre-producción, la búsqueda de todos los datos necesarios para poder realizar de manera prolija y ordenada la producción. Dentro de esta primera fase, tan importante, es necesario el conocimiento exhaustivo de las aristas que comprende cada tema. Esto me ayudo muchísimo a la hora de la realización de las entrevistas, ya que mientras más información tenía de los temas, mejor era a la hora de la realización. Dentro de esta etapa, delimité quien iba a estar presente en la grabación de las notas, dónde las íbamos a realizar y cuando. El “como” era fundamental, ya que determinaba el enfoque y la forma que le iba a dar a cada nota.

Comencé en primera instancia con el “Festival Intercolegial de Cortos”. Bosquejé en una hoja quienes iban a ser los posibles entrevistados, entre ellos el coordinador, Pablo Lobera, quién era el que me podía contar en términos académicos de que se trataba el Festival, a qué público se dirigía, cual era la modalidad, desde cuando se realiza el festival y la importancia del mismo.

Otros actores fundamentales eran los niños y jóvenes para que contaran su experiencia, qué rol habían cumplido dentro del corto, si lo volverían a hacer, si la escuela o los profesores los apoyaron en el proyecto, que temática eligieron, entre otros.

Lo mismo hice con “El Taller de Vasalisa”, coordinando para entrevistar a Gabriela Cavallone, la dueña del proyecto. Para esta nota modelé palabras y frases claves que identifican a “Vasalisa”, como: “amamos las diferencias” “diversidad es una fiesta” “ser diferentes nos hace unicxs”. Aparte de preguntas cómo: ¿desde cuándo se realiza el proyecto, cuál es el objetivo y el lanzamiento de un nuevo muñeco con dificultades motrices? ¡El primer muñeco con silla de ruedas! Alucinante.

Como se le llama a la famosa “suerte de principiante”, el mismo día grabé los dos informes y las entrevistas correspondientes. Aclaro que no estaba sola, iba con dos genios Juan Rame, camarógrafo y Mario, el chofer/asistente.

Todo fue el martes 17 de Octubre. Ese día me encontré en el Pabellón Argentina a las 10:30 de la mañana con el cámara y el chofer para realizar la nota del Festival de Cortos y a las 12:30 ya estábamos en el Taller de Vasalisa. ¿Cómo explicar la sensación que me produjo cuando Juan me da el micrófono, coloca la cámara en el trípode y me da indicaciones en donde ubicarme? A todo esto ya estaba el coordinador del Festival para hacerle la nota.

En ese momento no tenía chances de decir “¿para que estoy nerviosa?, paciencia, es mi primera experiencia y todas las frases similares que se me venían a la cabeza. Juan me dijo “Pauli, cuando quieras” y ahí fue. La sensación de nervios en la panza y la mano transpirada. La verdad que fue alucinante sentir eso, sentir que es mi primera experiencia, que es única, porque siempre los primeros pasos son los que quedan guardados como huellas para decir, “uy mirá cuando hice mi primera nota”, “uy que nervios que tenia”. Y sobre todo que bien la pasé, que satisfacción, porque los nervios duran ese primer instante, de arrancar y hacer la primera pregunta, después la comunicación es tan bella y espontanea que se hace algo mutuo y genuino.

También participé en la etapa de post-producción, junto a Fede, el editor de “Bien de Córdoba” otro genio que tiene una paciencia para ayudar que es alucinante. Corté las notas y fui ubicando las partes siguiendo un hilo conductor y una modalidad dependiendo de cada informe.

Me olvidaba… No lo aclaré hasta el momento, y es apropiado, que esta primera experiencia en campo se lo debo a la Facultad de Comunicación Social de la UNC, que gracias a la incorporación de las prácticas en los SRT, Canal 10, se pueden concretar  experiencias como estas, que te enriquecen, te ayudan, te fogean y te forman como futura Comunicadora Social.

María Paula Pagliarone (estudiante 5to / tesis Facultad de Ciencias de la Comunicación)