Rincón y la gente en las pantallas

El investigador colombiano Omar Rincón viene señalando que "falta diversificar estéticas y poner más gente en las pantallas" para que la televisión siga vigente. El crítico visitará Córdoba en abril próximo para analizar el presente y el futuro de la comunicación y de los canales públicos.

Buscar Por

e

En un artículo para la revista Nueva Sociedad de la Fundación Friedrich Ebert (FES) el  crítico de televisión y académico colombiano, Omar Rincón, reconoció que “nuestro ecosistema sociocultural ha recibido en este siglo seis meteoritos que han transformado su forma de vida”. Y los enumeró:

“Uno, el que más afecta la vida comunicativa cotidiana, es la llegada de internet,
los celulares y las redes sociales. El segundo es la sensación de que todo es posible en democracia: somos ciudadanos y tenemos derechos. El tercero es la emergencia de la denominada ‘diversidad’: ya no somos solo hombres-blancos-occidentales sino que somos de muchas formas, sensibilidades, narrativas y saberes: femeninos, afros, orientales, indígenas, LGTBI… El cuarto bólido que acabó con nuestra vida fue el triunfo de lo financiero. Solo importa lo financiero: las acciones; los humanos salimos sobrando. El quinto, la pérdida de poder de los medios de comunicación: ya no son ‘los dueños’ de la libertad de información y comenzaron a ser cuestionados por los gobiernos y los ciudadanos, y por eso ellos son la cancha de la lucha por la democracia. Y el sexto meteorito es la ‘indignación’ de jóvenes (y no tan jóvenes): ya no aguantamos más, la bronca es colectiva y es contra todo”.

Al respecto Rincón agregó:

“Hemos llegado a una sociedad donde más que la cultura letrada/escritural, habitamos la experiencia de lo oral/visual; una sociedad que pasó de los contenidos y morales hacia los entretenimientos, de las culturas mediáticas de masas a las culturas de conexión y convergencias. Y en el periodismo estamos dejando los medios para pasar a un mundo en el que el periodista es el medio y el mensaje: seguimos periodistas más que a medios”.

Sobre el papel de los periodistas:

“Los periodistas también somos culpables. Y es que no lo estamos haciendo bien: informamos (si es que lo hacemos) con pocas fuentes, no contamos historias, no ofrecemos contexto, con pobreza de lenguaje, abandonamos el objetivo de ser contrapoder, no ofrecemos criterios de comprensión de la realidad y nos hemos dedicado a celebrar el yo-periodista. Entonces, ofrecemos información sin valor, sin relato, sin emoción”.

Y fue más allá, con nuevos desafíos:

“Los periodistas somos arrogantes, perezosos e insoportables. Somos la noticia y nos creemos los más inteligentes, sensibles e irónicos de la manada humana. Nos hemos convertido en máquinas de complacencia o chantaje, de decires inútiles, de palabrería inservible y de incontinencia informativa. Entonces, los periodistas debemos reinventarnos, más allá de los medios y de nuestros viejos orgullos. Necesitamos un nuevo concepto de periodismo, información y narración. Ese nuevo concepto debe venir en formatos, experiencias, vínculos, compromisos, entretenimientos y conexiones diferentes sobre el cómo somos”.

La gente se quiere ver

En una entrevista que supo brindar a fines de 2015 a la Agencia de Noticias de Ciencias de la Comunicación de la UBA (http://anccom.sociales.uba.ar) Rincón resaltó el intento en Argentina “por diversificar el lugar de enunciación de los mensajes, desde la producción y la creación de polos audiovisuales de desarrollo en las provincias para fomentar la producción local, con equipamiento y saberes propios, para construir un relato efectivo”.

Del modelo colombiano, tomó “el mecanismo de financiamiento por el impuesto a los medios privados y, en consecuencia, el 1,5 por ciento de su pauta publicitaria pasa a un fondo de televisión pública. Y de todas las estaciones de cable, un 7 por ciento del valor de la suscripción se destina a ese fondo”.

Al mismo tiempo, el analista de la comunicación latinoamericana advirtió que hay que meter más ciudadanos en las pantallas de los medios públicos porque la gente se quiere ver: “Si estos lugares siguen siendo de gente culturosa que le habla a una manada de ignorantes televidentes a los que se quiere educar, no estamos jugando ninguna legitimidad”.

Mordisquito – La Ranchada – Comunicación Popular

Locro – Müller – Oberlin (https://enredaccion.com.ar)

“Tiene que haber grandes espacios donde la sociedad popular tome lugar, es lo que llamo “ciudadanía celebrities”, donde ésta se celebra a sí misma como estrella de sus vidas para usar los medios públicos. La presencia de este sujeto debe darse no sólo como rostro y gesto, sino también como estética, formato y relato”, enfatizó el autor de Narrativas Mediáticas ó cómo se cuenta la sociedad del entretenimiento.

Bien de Córdoba – Canal 10 – Bandas en el Estudio

Bien de Córdoba  Canal 10 – Orquesta Juvenil – Móvil

En el intento de llenar de gente las pantallas de la señal de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), a mediados de 2016 se creó en Canal 10 un área de Información Ciudadana, para realizar periodismo colaborativo en el territorio, rescatando la vida de nuestros barrios, el trabajo de los vecinos y sus organizaciones, el surgimiento de nuevos talentos y poniendo en valor la identidad de los cordobeses.

En ese camino el 19 de febrero se ingresa a la tercera temporada del magazzine Bien de Córdoba (de lunes a viernes de 16 a 18 hs por Canal 10) y como extensión de la experiencia se está programando una visita del catedrático y periodista Omar Rincón a los Servicios de Radio y Televisión (SRT) y a la Facultad de Ciencias de Comunicación de la UNC.

Una oportunidad única para profundizar el análisis de qué televisión pública queremos, qué consumen los cordobeses y cuál es el papel que los comunicadores deben asumir en estos tiempos de nuevas tecnologías y contradictorias formas de expresión: concentración de los medios tradicionales, democratización de las plataformas digitales.

Aquí un fragmento de su exposición en Buenos Aires en el segundo sementre de 2015: