Espacio político para tener la voz

En septiembre se lanzó en Córdoba un nuevo espacio político llamado "Ciudad Despierta". La iniciativa pretende diferenciarse de los partidos tradicionales: apuesta a la inclusión de sujetxs políticxs emergentes y sus demandas.

Buscar Por

e

En septiembre se presentó en nuestra ciudad un nuevo espacio político que pretende inscribirse en la disputa política a nivel municipal. En un encuentro del que participaron más de 250 personas se pusieron en escena diferentes voces de diversos espacios con una consigna general: llegó el momento de #TenerLaVoz.

A diferencia de los partidos políticos tradicionales, este nuevo espacio se conforma a partir de las nuevas demandas de nuestro tiempo que no han sido, ni quizá puedan ser, encauzadas por las estructuras de la vieja política.

Ciudad Despierta es diversa; está compuesta en su mayoría por jóvenes que han tenido o tienen instancias de militancia en otros espacios, ya sean partidos políticos, movimientos sociales o centros de estudiantes tanto universitarios como secundarios. A su vez, el espacio articula con sectores académicos, periodísticos, culturales, feministas y excluidos. Esta articulación no es accidental, es política, y busca mostrar las fallas de la vieja política.

Lucas Ezequiel Bruno y Julia Mens, Ciudad Despierta, presentación en el Vecindario

A partir de las marchas por la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, las vigilias, el 8M, el Ni Una Menos y las marchas en defensa de la educación pública, nuevos sujetxs se vuelcan sobre la escena pública, poniendo el cuerpo, atravezadxs por la sensibilidad de cada lucha, y muchas veces con dejos de decepción e impotencia están diciendo: No nos representan.

Estamos en un punto de ebullición donde esas voces tienen la centralidad y nos interpelan, Ciudad Despierta es producto de un interrogante constante al que la realidad nos somete.

En un contexto de crisis y descreimiento de la política tradicional, el neoliberalismo – en consonancia al gobierno de la alianza Cambiemos tanto a nivel nacional como municipal- opera logrando que esta diversidad de demandas no se pueda aunar. Esto produce, que terminemos asumiendo las luchas desde la propia particularidad, sin poder ir más allá, a buscar un lazo, un modo de hilar. El presente nos molesta, nos duele, nos jode. Ciudad Despierta se inquieta y pregunta entonces: ¿cómo pueden todas esas demandas unificarse en una sola voz?  Allí radica el desafío.

Somos conscientes que las transformaciones sociales tienen su origen en la política y se pueden llevar a cabo cuando una propuesta llega a ser gobierno. Es por eso que de acuerdo a cómo avance el espacio y en las circunstancias contextuales que se encuentre, será una posibilidad discutir las candidaturas a ocupar cargos de servicio para lxs ciudadanxs de Córdoba disputando el sentido de la política.

Franco Sarachini, comunicador, una de las voces en la noche de El Vecindario

Estamos convencidos que la solución es siempre política. Ciudad Despierta quiere ser un espacio donde estxs sujetxs sean lxs que tengan la voz, donde podamos hablar de la crisis de representatividad que nos atraviesa, donde podamos decir que lo que los dinosaurios consideran por política no es más que una forma de hacerla, y que a nuestro entender ya está rancia y obsoleta.

Hay varios espacios nuevos en la capital cordobesa que se han lanzado a disputar la gestión municipal, quizás desde una óptica oenegeista o aún inscripta en la dinámica tradicional.

Nosotrxs consideramos que debemos ir por otro lado, desde la construcción de identidades políticas que nos obligue a discutir las problemáticas de forma transversal y colectiva, con el compromiso efectivo de querer cambiar la realidad, no con parches como los que nos topamos en las calles de esta ciudad.

Integrantes de Ciudad Despierta, un nuevo espacio político presentado en septiembre.

La próxima etapa de Ciudad Despierta se enmarca en el desafío de articulación. Si la potencia está, la fuerza del acto estará en la fusión. Generar un vínculo, construir un nosotrxs en la integración de los diferentes sectores en un marco de inscripción inclusivo, diverso. En ese sentido, seguiremos apostando a actividades donde la diversidad de sujetxs sea la que tenga la voz, donde prime una nueva estética disruptiva, donde se ponga en jaque al sentido común para hacer jugar el nuestrx, con lo nuevo, lo abyecto, lo periférico.

Por Juan Ignacio Montenegro y Julia Mensa (Ciudad Despierta)