Sube el riesgo país

Tras la baja operada en septiembre pasado, la sobretasa de interés que tienen que pagar las empresas argentinas para financiarse en el mercado internacional volvió a crecer en los últimos días.

Buscar Por

e

El riesgo país de los títulos del Estado argentino volvió a subir este viernes 14 de diciembre. A la mañana alcanzó 773 puntos básicos, cerca del récord de 783 del pasado 4 de septiembre. Luego recortó el alza, a 762 puntos, pero mantuvo una suba de 2% respecto del jueves, y de 117% desde que empezó el año, cuando marcaba 351 puntos. En el contexto de estos hechos, compartimos algunas reflexiones del periodista Julián Guarino (agendarweb.com.ar.)

La suba del riesgo país implica que el precio de los bonos soberanos argentinos baja. En la práctica, son las dos caras de la misma moneda. Como la renta de los títulos se fija cuando se los emite, en relación a su valor nominal, si su precio disminuye, el interés que gana el que los compra aumenta. Y también el “riesgo país”. Esto es así porque lo que mide ese índice es el interés real que pagará un bono de la Argentina por encima de la tasa del bono del Tesoro de los Estados Unidos, considerado en el mercado financiero internacional como “libre de riesgo”.

El Estado argentino estaba pagando a los titulares de sus bonos el viernes un 7,73% anual en dólares por encima de lo que tiene que pagar, por sus bonos, el Tesoro de los EE.UU. Esta no es toda la historia. Sólo la primera parte…

Porque si el precio de los bonos argentinos baja, es porque los inversores, y los especuladores, los están vendiendo. ¿Por qué vendería alguien un bono argentino que le da un beneficio del 10% anual en dólares o más? ¿No le convendría seguir sosteniendo esa inversión dado que el riesgo de default del bono está descartado por el préstamo del FMI?

Los inversores venden sus títulos porque consideran que el riesgo está instalado en la Argentina. En rigor, el plan económico y financiero está reproduciendo las condiciones que generan incertidumbre.

Los inversores venden porque ven que las políticas del gobierno no están funcionando. La economía sigue profundizando la recesión. Hay mayor pobreza (33,6% según un informe reciente) y una inflación con un piso para los próximos 12 meses de un 30%. La tasa de interés en niveles del 60% anual garantiza mayor desempleo para los próximos meses. La cotización del dólar trepa nuevamente en la zona de los $ 40 mientras la fuga de capitales promedia los u$s 180 millones por día.

Con todo, lo más preocupante no son estos datos sino el rumbo que parece tomar el gobierno, esto es, la idea de que la única posibilidad de “normalización” de la economía debería venir por la oportunidad de volver a tomar deuda de los mercados financieros internacionales.

Entonces, la raíz de la suba del riesgo país no surge de componentes lejanos como puede ser una pulseada electoral dentro de once meses, sino la situación socioeconómica y la falta de reacción de quienes tienen el poder político para tomar decisiones. La destrucción de puestos de trabajo y actividad que está teniendo lugar en este preciso momento.

Crece la desconfianza

Entrelíneas (medio de la costa bonaerense / www.entrelineas.info) advierte este domingo que el contexto internacional de suba de tasas y tensión comercial tampoco ayudó en los últimos días a contener la volatilidad, que afecta más a los mercados emergentes pero principalmente a la Argentina, por sus vulnerabilidades y su alto nivel de deuda.

“Es realmente preocupante el nivel de riesgo país que tenemos. Hace menos de un mes, la Argentina estaba a punto de perforar los 600 puntos y, no solo no lo hizo, sino que hoy estamos arriba de 750. Es preocupante porque hoy el Banco Central puede mostrar que hace dos meses y medio está cumpliendo cómodamente con su meta monetaria, hasta lo hace bajando tasas. Así y todo, el riesgo país no reacciona. Como pasa en casi todos los ámbitos, una cosa es perder la confianza y otra más trabajosa es volver a recuperarla”, dijo Christian Buteler, analista financiero.

La Argentina había comenzado el año con un nivel de riesgo país de 347 puntos básicos, y llegó a un máximo de 783 el 4 de septiembre, luego de que el dólar subiera más de cinco pesos en un día. Desde entonces el EMBI comenzó a bajar mientras se afianzaba la nueva política monetaria. Sin embargo, a partir del 7 de noviembre el riesgo país volvió a emprender su marcha alcista.

Sobre cómo afecta al sector privado tener un riesgo país alto, Fausto Spotorno, del Centro de Estudios Económicos de OJF explicó: “A la hora de competir con las empresas multinacionales, las nacionales tienen costos más altos porque deben financiarse a tasas más altas”.

El principal causante del aumento del riesgo país, no solo de la Argentina, sino de la mayoría de los mercados emergentes, es la Reserva Federal (el banco central de Estados Unidos), que quita liquidez a través de una suba de tasas. Por mes retira US$50.000 millones de circulación. En la Argentina se amplifica porque es de los países más vulnerables, porque tomó una enorme cantidad de deuda y tiene enormes dificultades para generar dólares y devolver esa deuda”, dijo, por su parte, Miguel Angel Boggiano, CEO de Cartera Financiera.