Paridad en distrito clave

La polarización entre MM y CFK que muestran las encuestas a nivel nacional también se da en Córdoba, según midió a fines de diciembre la Consultora Delfos en toda la provincia.

Buscar Por

c

Con casi 10% del total de electores nacionales (el segundo distrito más gravitante después de provincia de Buenos Aires, PBA, con 37%), la provincia de Córdoba jugó un papel clave en la elección presidencial de 2015. En la PASO contó con el recientemente fallecido ex gobernador José Manuel de la Sota como precandidato, que ganó la provincia pero quedó lejos de su contendiente Sergio Massa en el total país (6,24% vs 14,32%, respectivamente).

La salida de De la Sota de la competencia le permitió a Mauricio Macri alcanzar alrededor del 50% de los votos cordobeses en la primera vuelta y alrededor del 70% en el ballotage, dado que Massa no logró capturar los votos de su ex aliado en UNA y quedó fuera de la segunda vuelta.

De esa manera, Macri logró en Córdoba la diferencia que le permitió triunfar sobre Daniel Scioli, del FPV, por una magra ventaja en el total país: 51,34% sobre 48,66%. Sin Córdoba, el presidente electo hubiera sido Scioli.

La fuerza del antikirchnerismo en Córdoba resultó clave en 2015, por lo cual las tendencias preelectorales de la provincia son seguidas con atención en todo el país.

Según la última encuesta realizada por la consultora Delfos en diciembre pasado, hoy el panorama es de gran paridad en términos de intención de voto y, con matices, en imagen: la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner alcanza 28% de intención de voto, contra 25% de Mauricio Macri.

Esa brecha de 3 puntos porcentuales no es estadísticamente significativa y hoy pone la elección en situación de empate técnico, pero implica un giro respecto a las tendencias habituales que siempre mostraron a Cambiemos arriba, en tanto que canalizador del antikirchnerismo. Sin duda, esto pone en evidencia el desgaste del oficialismo.

En términos de imagen, CFK también logra mayor imagen positiva (29%) que Macri (20%), tiene similar imagen negativa (52% vs 54%) y menor regular (19% vs 26%). Vale decir que el balance de imagen de la ex presidenta es mejor que el del actual presidente, aunque ambos quedan con saldo negativo (-42% vs -60%, respectivamente).

Al igual que en 2015, Sergio Massa no se ubica en situación competitiva. Su intención de voto apenas supera el 10%. Su imagen positiva (16%) es más baja que la de CFK y Macri; aunque tiene menor negativa que ambos (37%), tiene un registro de no opiniones mucho mayor (18% entre no opina y no conoce), lo que resulta en un balance de imagen negativo de -42%. Vale decir, su condición de “opo-oficialista” le resta más que sumarle.

Así, con matices, Córdoba confirma así las tendencias nacionales: una elección polarizada entre CFK y Macri. Incluso, puede advertirse que la imagen positiva de la ex presidenta en la provincia está en el mismo orden de magnitud que su intención de voto: 29% y 28%. Algo similar se ve en Macri (20% y 25%) y Massa (16% y 11%). Otro dato clave: si construimos un promedio con las últimas 5 encuestas nacionales, el de CFK da 30,5%, el de Macri 29,6% y el de Massa 11,8%. En síntesis, al menos hoy, Córdoba provincia representa de manera muy aproximada las tendencias actuales del total país.

Al igual que en las tendencias nacionales, el gobernador salteño Juan Urtubey aparece relegado en el posicionamiento: casi 6 de cada 10 electores cordobeses no opinan sobre él o no lo conocen, 1 de cada 10 tiene opinión positiva y el doble lo califica de manera negativa, de lo que resulta un balance de imagen negativo (-80%) .

Sin inserción en Córdoba y sin articulación ni inserción territorial en PBA, difícilmente pueda superar a Massa si se enfrentan en las primarias del 11 de agosto. De la Sota no pudo hacerlo, y era fuerte en Córdoba, no en la menos gravitante Salta.

Finalmente, la gobernadora de PBA, María Eugenia Vidal, tiene mejor imagen positiva que Macri (30%), menor negativa (32%) y menor regular (16%), pero mayor nivel de no opinión y desconocimiento (22%), de lo que resulta un balance negativo del 40% que no permite considerarla como un plan B suficientemente sólido respecto a Macri, al menos por ahora.

La encuesta fue realizada por la Consultora Delfos entre el 19 y el 27 de diciembre pasados, sobre una muestra de 1.800 casos en toda la provincia de Córdoba con recolección de datos directa, individual y domiciliario. La confiabilidad es del 95% y el cálculo arroja un error de muestreo de +/- 2,3%.

Norman Berra / consultor @berranorman