Las últimas cornadas

Las mil batallas del toro baigorrino están llegando a su fin. Hugo Campagnaro, de Juventud Unida de Coronel Baigorria y Deportivo Morón al Pescara de Italia, pasando por Nápoli e Inter, una trayectoria para destacar.

Buscar Por

c

Casi 21 años de carrera: un título, un subcampeonato mundial, dos clubes de exuberante jerarquía y un confesado hincha de Talleres. Ese es Hugo Campagnaro, un futbolista realizado en todos los aspectos. Aunque en su repertorio no podamos encontrar más que una conquista, ha sabido ser importante para cada institución por la que apoyó sus botines.

La formación profesional del aguerrido defensor se desarrolló en Italia, pero los valores auténticos del fútbol los aprendió caminando por las extensas llanuras de Coronel Baigorria. Su prematuro salto de calidad, en aquel entonces, le permitió traspasar la gruesa línea entre un humilde potrero y los imponentes estadios europeos. Esto significa, para los jugadores actuales, una tarea más sencilla.

Tiene un dichoso sentido de pertenencia. Aunque haya pasado la mayor parte de su vida en el viejo continente, para él es importante estar con los suyos. Esa calidad humana se lo retribuyen los casi 1500 habitantes de la localidad cordobesa, quienes en 2014 se desnudaron de elogios al ver a su paisano con la medalla plateada del Mundial.

Con sus amigos, Hugo Campagnaro en Coronel Baigorria (Mundo D – La Voz)

Hoy en día el ‘’Toro’’ se encuentra en la recta final de su carrera. Con 38 años puede presumir de haber formado parte de los gigantes Nápoli e Inter, como así también de la mejor Selección Argentina de este siglo. Aunque su nombre ya no es un constante en los titulares del país, el eco del final de un viaje exitoso se hará sentir desde Córdoba hasta Nápoles y Milán.

Repentino nacimiento de un crack

Hugo creció en Coronel Baigorria, una comunidad dedicada netamente a la agricultura y la ganadería. Comenzó jugando para el club Juventud Unida, donde deslumbró a más de uno hasta el año 1997.

Allí sus entrenadores decidieron llevarlo a Buenos Aires para probarlo en Deportivo Morón, club que lo ayudó con sus primeros pasos en el fútbol profesional.

Mientras el cordobés jugaba para la Quinta, el director técnico se enteró de su presencia y decidió llamarlo al primer equipo. Debutó a sus 18 años ante All Boys por la B Nacional, donde se consolidó como una de las mayores promesas del ascenso argentino. Finalmente, sin necesidad de deambular por instituciones de mayor peso, dio el salto de calidad al Piacenza de la Serie A.

Con el bolsito en su hombro y la esperanza de brillar intacta, Campagnaro daba inicio a lo que sería una amplia trayectoria en Italia. Jugó 137 partidos y anotó 11 goles a las órdenes del Piacenza. Desde allí puso rumbo hacia la ciudad de Génova, donde formó parte de la Sampdoria entre el 2007 y el 2009. El rendimiento que demostraba aumentó con el correr de los partidos. Supo conquistar rápidamente los corazones de los aficionados. Se ganó un lugar en las primeras planas de los medios italianos. Todo esto provocó que clubes de mayor jerarquía mandasen ojeadores a evaluar su labor, oficializando el comienzo del mayor auge deportivo en su carrera.

Entre dos gigantes

Tras brillar en la ‘’Samp’’, el baigorrino fijó un nuevo destino dentro de la Serie A: Nápoli, quien desembolsó 5 millones de euros por su contratación. Allí se afianzó en la defensa titular junto a otro grande como Paolo Cannavaro. Sus actuaciones combinadas con el buen desempeño del equipo le permitieron alcanzar la final de la Copa Italia 11/12. Después de derrotar a la Juventus por 2 a 0, Campagnaro consiguió al fin levantar su primer y único trofeo como profesional.

El logro de la Copa Italia no hizo más que iniciar una catarata de buenas noticias para el ‘’Toro’’, puesto que Alejandro Sabella lo invitó a calzarse la celeste y blanca. Debutó en la victoria 3 a 1 de Argentina sobre Suiza. Al año siguiente, se despidió de la afición napolitana (con 143 partidos en su espalda) para viajar a Milán y firmar con el Inter de Javier Zanetti. Fue así como cerró un capítulo lleno de éxitos para abrir otro igual de grande.

Campagnaro con las camisetas del Nápoli y del Inter, los mejores años en su trayectoria

Campagnaro llegó a la capital italiana con 335 partidos en la competición, una cifra considerablemente grande para un extranjero. Permaneció en el Inter por dos temporadas, donde aumentó la cantidad de cotejos a 374. Su travesía en el equipo ‘’neroazurro’’ fue, sin embargo, casi desapercibida comparada con otra de sus hazañas personales: la convocatoria al Mundial de Brasil 2014.

La lista final de Alejandro Sabella contuvo en su totalidad defensores experimentados salvo Federico Fernández. El resto de la nómina la completaron José Basanta, Ezequiel Garay, Martín Demichelis, y el propio Hugo Campagnaro. Este último vio minutos solamente en el debut ante Bosnia, pues el resto del torneo conformó el banco de suplentes. Aportó toda su veteranía y logró calzarse la medalla plateada en la final.

Recta final

En el Pescara de segunda división italiana y con la camiseta de la Selección Argentina

Tras regresar de Brasil, el cordobés no contó con titularidad en el Inter por una serie de lesiones que lamentablemente lo marginaron. Acabó rescindiendo el contrato para marcharse al Pescara de la segunda división, club donde permanece hasta el momento con 38 años.

Los límites de la edad son un factor determinante para cualquier futbolista. Campagnaro no es la excepción, puesto que desde su llegada al club ha pasado 8 meses lesionado en total. Estos números dan a cuenta que el ‘’Toro’’ está dando sus últimas cornadas en el mundo profesional.

Las mil batallas de un hombre experimentado están llegando a su fin. Aquel niño que caminaba por las calles de Coronel Baigorria entre una gran cantidad de granjeros volverá a renacer. En un pueblo donde todos los vecinos se conocen, Hugo Campagnaro recibirá el doble de atención, el triple de respeto y un buen número de elogios. El recuerdo de su inmensa trayectoria será un constante en las paredes de su ciudad y su hogar.

(La tragedia)
En medio de la exitosa carrera de Hugo Campagnaro existió un intervalo cruel de relatar. Databa la mitad del año 2011 cuando colisionó con su vehículo por la ruta 36 cerca de Coronel Baigorria. Uno de sus acompañantes y otras dos personas fallecieron. ‘’La Voz’’ contó que el jugador preguntó repetidas veces por sus amigos mientras estaba internado fuera de peligro. Tras el suceso, recibió numerosas muestras de afecto por parte de sus fanáticos.

Matías Trivini / periodista deportivo