¿Podemos combatir el sedentarismo?

No necesariamente se necesita ir a un gimnasio para mantener nuestro cuerpo fuerte, sano y activo. En nuestra casa o en algún parque de la ciudad podemos hacer más actividad de lo que uno piensa.

Buscar Por

m

Muchas veces hemos sentido nombrar el famoso “sedentarismo” y no sabemos en verdad lo perjudicial que es. Una persona sedentaria tiene un nivel bajo o nulo de ejercicio físico en las actividades cotidianas, produciéndole una cantidad importante de afecciones y grandes riesgos para la salud.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la inactividad física es el cuarto factor de riesgo de muerte en todo el mundo y es la principal razón de enfermedades como el cáncer de mama, la diabetes y la cardiopatía isquémica.

Un informe de la OMS, revela que el 41,6% de la población hace actividad física insuficiente. Además varios estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud informan que Argentina ocupa el 18° lugar. El sedentarismo aumenta aún más entre las mujeres: llega al 45,3 por ciento, mientras que los varones que no hacen ejercicio son alrededor del 37,6 por ciento.

Desde hace mucho tiempo el sedentarismo se da en los más pequeños – niños y adolescentes – las redes sociales y los videojuegos han invadido el espacio de la actividad física. Esto influye negativamente en su salud. Los niños y adolescentes, con el involucramiento de los mayores tienen que tomar conciencia desde pequeños que el hacer actividad física -ya sea caminar, correr o practicar un deporte- ayudará a que su cuerpo se desarrolle más fuerte y sano.

Si te consideras una de esas personas sedentarias, nada está perdido; para poder combatirlo debes incorporar a tu rutina diaria una caminata de 30 minutos a conciencia y el nivel de sedentarismo disminuirá y aumentaran tus posibilidades de llevar una vida más sana.

¿En que nos favorece una rutina de ejercicio?
⦁ Reduce el apetito.
⦁ Controla la presión alta.
⦁ Favorece al sistema circulatorio.
⦁ Reduce el colesterol malo.
⦁ Ayuda a aumentar el colesterol bueno.
⦁ Protege la salud del corazón.

La hidratación al momento de exigir físicamente nuestro cuerpo con alguna actividad, es un factor primordial; pero un gran dato es que no solo en la actividad física es importante tomar agua, sino es que es beneficioso en todo momento.

Los especialistas aconsejan tomar 2 litros de agua pura por día. Este simple hábito nos da grandes ventajas y , además, le brinda a nuestro cuerpo los siguientes beneficios:
1. Alivia la fatiga.
2. Evita el dolor de cabeza.
3. Ayuda a la digestión.
4. Regulariza la temperatura del cuerpo.
5. Elimina toxinas del cuerpo.
6. Reduce el riesgo de cáncer.
7. Nos mantiene activos.

La parte nutricional va de la mano a la hora de tener que realizar actividad física. Es sumamente importante tener una dieta balanceada para que nuestro organismo ingiera todos los nutrientes necesarios para tener un buen entrenamiento. Se recomienda comer antes, durante y después de las prácticas.

Siempre está la duda de ¿qué comer mientras desarrollamos actividad física? Podemos mantener una dieta variada y equilibrada que contengan diversas frutas que nos aportarán diversas vitaminas para nuestro cuerpo. Alguna de las frutas ricas en vitaminas A, E , C, entre otras, son: banana; manzana; wiki. A nuestra dieta le podemos incorporar los famosos mix de cereales con yogurt o leche, dependiendo de cada gusto. El yogurt o la leche en conjunto con los cereales, mantendrán nuestro cuerpo con la energía suficiente para poder realizar la rutina de ejercicios.

Un hábito que no puede faltar para que nuestra rutina – ya sea actividad física o sin ella – sea productiva y podamos aspirar a tener un rendimiento al 100% son las horas de descanso que nuestro cuerpo necesita para recargar energías. Lo más recomendado es dormir 8 horas diarias. Un organismo que tenga un buen descanso podrá mantener un peso saludable, reducir el riesgo de tener problemas de diabetes y/o enfermedades del corazón, disminuir el estrés, mejorar el estado de ánimo, evitar lesiones y pensar con más claridad y desempeñarse mejor en el trabajo y en los estudios.

Ahora bien, No necesariamente se necesita ir a un gimnasio para mantener nuestro cuerpo fuerte, sano y activo. En nuestra casa o en algún parque de la ciudad podemos hacer más actividad de lo que pensamos. Por ejemplo, salir a caminar 30 minutos al día, ayudará a que nos sintamos mejor porque nuestro cuerpo lo sentirá. Con poco esfuerzo podemos mantenernos en buen estado y hacer que nuestra vida mejore cada día más.

Se recuerda y se aconseja expresamente que antes de arrancar cualquier tipo de actividad física se debe consultar con un médico por su seguridad.

Emanuel Manitta /

Estudiante de locución