Los temas de la campaña

A pesar que el gobierno y sus medios (grandes medios nacionales y locales) cotidianamente pretendan desviar la atención, el electorado en cada encuesta señala a la inflación, el desempleo, la pobreza, la corrupción, el endeudamiento y la inseguridad como los problemas principales hacia las PASO.

Buscar Por

d

De cara a la campaña electoral en proceso, los problemas percibidos y las preocupaciones de los votantes son un elemento clave. Hoy existe un consenso bastante general en las mediciones respecto a que la agenda social está copada mayormente por los temas socioeconómicos. Según el más reciente estudio de Management & Fit, realizado sobre una muestra de 2.000 casos en todo el país, la inflación es la principal preocupación (27,3%).

10 puntos porcentuales atrás aparece “corrupción”, en tanto que “desempleo” roza el 14%, “pobreza” llega al 12,4%, “inseguridad” roza el 10%, “suba de tarifas” alcanza 7,2%, “fallas en la educación” 4,1%, “narcotráfico” 1,3% y “ns/nc” 6,5%. Así, la suma de temas asociados directamente a economía roza el 61% (60,8%), confirmando el protagonismo de esos tópicos en la agenda social.

Por su parte, el sondeo más reciente de Gustavo Córdoba & Asociados, realizado sobre una muestra de 1.200 casos, coincide en ubicar primera a la “inflación” (22,3%) y segunda a la “corrupción” (18,3%).

En tercer lugar aparece “endeudamiento” (15,1%); “pobreza” se confirma en cuarto lugar (10,7%). “Desempleo” queda en quinto lugar, pero estadísticamente en empate técnico (10,5%) con desempleo, mientras que “inseguridad” alcanza 5,1%, lo mismo “educación”, “salud” llega a 1,5% y “ns/nc” 11,5%. En este caso, los problemas asociados a la economía rozan el 59% (58,6%). Como se puede advertir, hay 6 temas que se reiteran entre ambos estudios, apenas con matices.

Similar tendencia se observa en la encuesta de Opinaia, realizada sobre una muestra de 3.210 casos nacionales a principios de julio. En este caso, “la economía” como área aparece el tope de los problemas percibidos con 23%, seguida por “inflación” (17%), en empate con “corrupción”, seguidos de cerca por “desempleo” (13%). Luego aparece “pobreza” (10%), seguida de cerca por “educación” (8%) e “inseguridad” (7%). Los problemas económicos alcanzan 63% y se reiteran respecto a los estudios anteriores los tópicos inflación, corrupción, desempleo, pobreza, educación e inseguridad: nuevamente, 6 temas.

En el sondeo de Reale Dallatorre, sobre 1.205 casos en redes sociales se observa una dispersión mayor: empate entre “empleo” e “inflación” (con 18,5%), seguidos por “pobreza” (15,8%). La “inseguridad” roza el 12%, “educación” 8,3% y empata con “corrupción” (8%). Luego “ajustes tarifarios” (6%), “ingresos insuficientes” (5%), “salud” (3%), “conflictividad social” (1,6%), “falta de vivienda” (1,3%), “trabajo formal” (1%) y “otros” (0,9%).

En este caso, los temas económicos trepan al 64,3% y 7 de ellos coinciden con apariciones anteriores. Sintetizando, en el promedio de 4 mediciones, esos tópicos acumulan 61,6% de las menciones, lo que constituye una clara mayoría en las preocupaciones de los electores. Dado ese peso, se descuenta que las principales fuerzas deberían tomar nota de ello en sus campañas, aunque seguramente el oficialismo lo hará desde un marco (frame) bien diferente del que adopten las listas opositoras.

Esto no quiere decir que no haya otros temas relevantes, sino que la jerarquía de issues compitiendo entre sí establece ese orden de prelación, ya que en general cuando se hacen estas preguntas en las encuestas se tiende a que las respuestas sean excluyentes (en ocasiones espontáneas, en otras guiadas). Así, existen otros temas que son más de “nicho”, que resultan movilizadores en determinadas circunstancias pero que pierden pregnancia y gravitación comparados con la agenda más general. Los temas de género y derechos caen en esta caracterización.

Según la investigación más reciente de Diagrama Social, una primera minoría del 43% está a favor de la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) en ciertos casos, casi en empate técnico (41%) con quienes lo aprueban en cualquier caso en que la mujer desee hacerlo. Aunque este fue un fuerte tema de debate social y legislativo en 2018, no figura en el ránking de preocupaciones más generales.

Asimismo, es un tema que actitudinalmente construye posiciones diferenciadas de acuerdo a la cercanía con espacios políticos: en Juntos por el Cambio y Consenso Federal pesan más las posiciones más restrictivas respecto a la IVE, y a la inversa se observa en el Frente de Todos y la izquierda. El posicionamiento diferenciado también se observa por edad: la posición más permisiva sólo supera el 50% entre menores de 25 años, mientras que cae por debajo del 40% en los demás grupos etarios. Precisamente, los más jóvenes son los que más votan al Frente de Todos y a la izquierda.

Que estos temas tengan poca gravitación electoral ya había sido detectado incluso en 2018, en pleno debate del proyecto de ley de IVE: un estudio propio de Delfos arrojó que casi la mitad (48%) de los electores de la provincia de Córdoba no tendría en cuenta ese tema al momento de decidir su voto. Por otro lado, quienes votarían a un partido cuyos representantes estén en contra de despenalizarlo duplicaban a quienes se inclinaban por votar a un partido cuyos representantes estén a favor.

Del análisis por niveles socioeconómicos (NSE) se desprende que en todos los niveles la primera minoría no tendría en cuenta el tema para decidir el voto. Hay un matiz para marcar: en el NSE alto se da el valor relativamente más elevado de quienes votarían a un partido cuyos representantes estén a favor, en empate técnico con la posición contraria. En todos los demás NSE, el peso de la tendencia contraria a la despenalización es mayor.

Norman Berra consultor @berranorman

Sus columnas sobre tendencias de opinión pública, las escuchas los sábados de 8 a 10 hs. en Córdoba Primero Radio por Radio Gen FM 107.5. Análisis ampliado: http://climadeopinion.blogspot.com/