La economía del Conocimiento

El Observatorio de la Economía del Conocimiento (OEC), informa que el sector de «Servicios basados en el conocimiento» ya emplea a 439.000 trabajadores formales en la Argentina.

Buscar Por

l

Las cifras de empleo del sector indican que a fines de 2018 ya había logrado un incremento interanual de 0,9%, a través de la creación de 3.819 puestos de trabajo en el último trimestre de ese año, y que así incrementó su participación sobre el empleo total de la economía a 6,7%, su valor máximo en los últimos 8 años.

«Esta cifra implica un incremento interanual de 0,9%, que contrasta con la caída del resto de la economía», reflexiona el propio informe del OEC al evaluar la generación de puestos de trabajo.

Se consideran Servicios basados en el Conocimiento (SBC) a aquellos que son intensivos en capital humano de alto y mediano nivel de calificación, cuya provisión requiere del uso de tecnologías de información y comunicación. Además de demandar talento calificado, estos servicios absorben y difunden el conocimiento, contribuyendo así al aumento de la productividad de la economía vía encadenamientos intersectoriales.

El observatorio diferencia tres tipos de SBC. Por un lado los que corresponden a desarrollo de Software y servicios informáticos (SSI), por el otro a servicios empresariales, profesionales y técnicos (SEPT) –que incluye desde tareas jurídicas, contables, de asesoramiento, hasta publicidad, investigación y arquitectura- y por último, los servicios personales, culturales y recreativos (SPCR), que son los vinculados a producción de audiovisuales, entretenimiento, y similares.

Al calcular el salario promedio del sector completo de SBC, el OEC estimó que en marzo de 2019 el mismo ascendía a 15.000 dólares anuales, lo cual implicó una caída interanual de 26,1%. Vale la pena aclarar que este cálculo no incluye las últimas devaluaciones de la moneda nacional.

Composición

Al analizar la composición del empleo en el sector, el área de software y servicios de la información (SSI) explica la mayor parte del incremento, con un crecimiento interanual de 6,2% y 6.206 nuevos puestos de trabajo a fines de 2018, en relación al mismo trimestre de 2017. Fue también el sector que impulsó la mayor creación de empresas, que ya son más de 47.000 en todo el país vinculadas a la Economía del Conocimiento.

Pero fueron los servicios audiovisuales (SAV) los que registraron el mayor incremento interanual (14,7%) al sumar 1.022 empleados registrados nuevos a fin de ese año.

La contracara de ese panorama fueron los servicios empresariales, profesionales y técnicos (SEPT), que experimentaron en el último cuatrimestre de 2018 una merma de 1% y 3.409 empleos menos.

Todo esto indica, en base a estimaciones datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), que el total de ocupados en el sector de SBC en la Argentina alcanzó 1,3 millones de personas.

En este contexto, en el primer trimestre de 2019 este sector generó un superávit comercial de 660 millones de dólares. Y eso se produjo a pesar de que el total de sus exportaciones -que asciende a 6.257 millones de dólares- tuvo una disminución interanual de 5,8%. Si actualmente más de un millón de profesionales se desempeñan en el sector privado como parte de los Servicios Basados en el Conocimiento, el futuro luce bastante promisorio si se considera que ya hay alrededor de un millón de estudiantes universitarios que se dedican a carreras vinculadas a esta área de la economía, de acuerdo al informe de Agosto de OEC.

De este total, el 77,3% corresponde a instituciones de carácter estatal (22,7% privadas), mientras que un 85,5% estudian carreras de grado, 8,3% de pregrado y 6,2% de posgrado.

El sector del software en 2017 exportó US$1.700 millones y prevén superar los US$2.100 millones, un récord.

En 2017, la mitad de los alumnos cursando estas carreras en la Argentina se concentraban en 9 universidades:

– Universidad de Buenos Aires (14,5%)
– Universidad Tecnológica Nacional (6,7%)
– Universidad Nacional de La Plata (5,3%)
– Universidad Nacional de Córdoba (5,1%)
– Universidad Empresarial Siglo 21 (5,1%)
– Universidad Nacional de Rosario (4,5%)
– Universidad Nacional de Tucumán (3,1%)
– Universidad Nacional del Nordeste (3,0%)
– Universidad Nacional del Litoral (2,5%).

El Observatorio advierte que «CABA y provincia de Buenos Aires concentran el 51,1% de los estudiantes de SBC del país, con proporciones que ascienden al 26,1% y 25,0%, respectivamente».

En ambas jurisdicciones, economía y administración junto con derecho emergen como las dos disciplinas de mayor peso.

La Universidad de Buenos Aires y la Universidad Nacional de La Plata son las dos instituciones con mayor caudal de estudiantes: la primera de ellas reúne 152 mil alumnos (en su mayoría pertenecientes a economía y administración), mientras que la segunda concentra 55 mil (en su mayoría, en arquitectura y diseño).

Córdoba y Santa Fe cuentan con 141 mil y 95 mil estudiantes de SBC, respectivamente, y junto con CABA y Buenos Aires concentran el 74% del total.

La Ley del Software

El Congreso de la Nación aprobó hace poco el nuevo Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento, una norma que amplía los beneficios de la ya existente “ley de software”, cuya vigencia vencía a fines de este año. Esta ley había sido promulgada en 2004 -durante el gobierno de Néstor Kirchner- y luego ampliada en 2013 (su reglamentación fue en 2014, durante el mandato de Cristina Fernández de Kirchner).

Se creó para incentivar al sector con beneficios fiscales de distinto tipo: reducción de contribuciones patronales (70%) y del 60% en el monto total del impuesto a las ganancias, siempre y cuando un alto porcentaje de las actividades de la empresa (más del 80% al principio y 50% según la ley de 2014) estuvieran destinadas al sector de software y servicios informáticos.

En caso de cumplir con esta cuota del 50%, la ley prevé el cumplimiento de al menos dos de las siguientes condiciones para otorgar el beneficio: que la empresa invierta al menos el 3% en investigación y desarrollo, que aplique normas de calidad (como las ISO), que las ventas al exterior (exportación) fueran al menos el 8% de la facturación, y que a la vez sean progresivas en el tiempo. Las empresas que ingresen al régimen no pueden tampoco reducir su plantilla de personal. Y los beneficios sólo aplican sobre el total de empleados involucrados en las tareas asociadas. Alguien que trabaja en finanzas o un abogado, por ejemplo, no entra en la nómina beneficiada.

El proyecto de Ley de Economía del Conocimiento fue aprobado con consenso tanto en Diputados como en el Senado. Sólo hubo dos disidencias en la Cámara baja. La nueva ley busca ampliar y extender los beneficios de la ley de software, que vencía el 31 de diciembre de este año. La nueva legislación busca, en especial, que sean más los sectores beneficiados.

Ya no son solamente empresas desarrolladoras de software; también habrá incentivos para aquellos que hagan producción y postproducción audiovisual, biotecnología, servicios geológicos y de prospección, servicios relacionados con la electrónica y las comunicaciones, servicios profesionales, nanotecnología y nanociencia, industria aeroespacial y satelital, tecnologías espaciales, entre otros.

Según especifica la ley, para que una compañía quede encuadrada en el nuevo régimen deberá tener una facturación generada por las actividades promovidas superior al 70% y cumplir con dos de las tres condiciones que ya existían en la ley anterior (certificación de calidad, inversión en I+D y exportaciones), y se suma también un porcentaje que deberá ser destinado a la capacitación de los empleados.

A diferencia del esquema actual, con reducción de cargas patronales, se pagarán impuestos en sueldos de más de 45 mil pesos. El nuevo régimen estará vigente hasta 2029.

Desde el Ministerio de Producción se informa que son 469 las empresas beneficiadas por la ley de software (“un 98% micro y pymes”, agregaron). Accenture es la empresa con mayor cantidad de empleados en la nómina. La siguen Mercado Libre, Globant y Despegar. Desde el ministerio señalaron que el costo fiscal para el Estado en 2018 fue de $ 3.600 millones, un 56% más que el año anterior.

Con la nueva ley, calculan que “hay un universo de 11 mil empresas” que podrían obtener el beneficio. Mariano Mayer, secretario de Emprendedores y Pymes del Ministerio, estima que podría significar “un máximo de $10 mil millones en inversión por año”.

Mercado Libre estaría nuevamente entre las empresas beneficiadas.

Fuente: https://agendarweb.com.ar –  https://chequeado.com