Lula libre: ¿qué futuro se abre ahora en Brasil?

"No pensé que el día de hoy podría estar aquí con ustedes", dijo el el líder del PT el viernes 9 de noviembre ante miles de seguidores luego de ser liberado.

Buscar Por

t

Tras la decisión del Supremo Tribunal Federal adoptada el jueves por la noche, el ex mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva recuperó su libertad el viernes último luego de 580 días de cautiverio en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba.

El juez federal Danilo Pereira autorizó la liberación del líder del Partido de los Trabajadores (PT), quien fue recibido por una multitud que esperaba ansiosa su salida. La noticia se ha convertido en el acontecimiento político del año en Brasil.

“Habrá que ver qué significa políticamente su salida. El termómetro cambió y se tomó el coraje necesario para esta decisión. La gran victoria de sus detractores fue detener a Lula, por eso el significado de liberarlo es tremendo”, dijo el politólogo e intelectual brasileño Emir Sader, en declaraciones al programa de Telma Luzzani “Voces del Mundo” que se emite entre otros por sputniknews.com/radio. Y agregó que “Lula sale más fortalecido” de prisión.

Más temprano, el presidente Jair Bolsonaro había admitido que sin el accionar del entonces juez Sérgio Moro – su actual ministro de Justicia – en la causa Lava Jato, “yo no estaría aquí”.

En un acto partidario realizado en São Bernardo do Campo, el líder del PT llamó a derrotar a la ultraderecha, agregando que está “de vuelta” y acusó a Bolsonaro de “gobernar para las milicias de Río”.

Sobre el escenario montado frente al sindicato metalúrgico que él supo presidir, Lula estuvo acompañado por otros políticos del PT, como la presidenta del partido, la diputada Gleisi Hoffmann, y el exalcalde de San Pablo Fernando Haddad, que la reemplazó como candidato el año pasado tras su detención. También, en una señal de voluntad por unificar a todas las fuerzas de izquierda en torno a su figura, estaban allí representantes de otras agrupaciones, como el Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

“Bolsonaro se eligió gracias a una campaña de fake news contra Haddad”, apuntó Lula. “Nunca dio un discurso que sirviera, él solo sabe ofender”, agregó entre insultos del público contra el presidente. “No tenemos que gritar malas palabras contra Bolsonaro. No. Él mismo es una mala palabra”, se burló.

Emir Sader, sociólogo y polítólogo brasileño, especialista en estudios latinoamericanos.

El intelectual Emir Sander también habló con el equipo del programa Toma y Daca del periodista Manuel Martín – especialista en temas sindicales –  en la AM750 y resaltó que, tras su liberación, Lula Da Silva “vuelve a ser la cabeza de la oposición” y será “el gran candidato para la presidencia de Brasil”.

Además, reiteró que el ex presidente fue víctima de un proceso de persecución política” en el que no estuvo vigente la presunción de inocencia. Asimismo, Sader consideró que “la situación de Bolsonaro es muy mala y el balance del primer año de su Gobierno es catastrófico” y advirtió que el actual mandatario brasileño quedó “aislado” frente a “la postura de Donald Trump sobre el nuevo Gobierno de Argentina”.

Sin saber que se iba a producir la liberación del ex mandatario brasileño, Ediciones Colihue publicó el último libro de Sader: “Lula y la izquierda del siglo XXI. Neoliberalismo y posneoliberalismo en Brasil y América Latina”. En su reseña se lee:

“Durante la segunda mitad del siglo XX Brasil tuvo una temporalidad diferenciada respecto de otros países de América Latina: la dictadura militar pudo gozar del tramo final del más largo ciclo expansivo del capitalismo”.

“Esta circunstancia permitió que la economía volviera a crecer, basada en la sobreexplotación de los trabajadores. Fueron años de expansión económica acelerada, acompañada de una intensa concentración del ingreso, lo que produjo el surgimiento de un nuevo sector de la clase obrera, que dio nacimiento al PT. La posterior transición democrática no pudo trascender el liberalismo político, pues impidió que la democratización llegase a los niveles económico y social. Fue en este contexto que en 2002 Luis Inazio “Lula” Da Silva, un exponente de aquella clase obrera, accedió por primera vez a la presidencia. Lula fue y sigue siendo el líder que mejor comprendió el carácter del neoliberalismo, las formas de luchar contra él y su superación. Por eso se convirtió en uno de los más importantes representantes de la izquierda en el siglo XXI”.

“Este proceso, no obstante, no se produjo de manera aislada. Las presidencias del PT revirtieron la falta de coordinación que exhibía el país vecino con los tiempos históricos del resto de la región. Por el contrario, el liderazgo de Lula se produjo en sintonía con la emergencia de otras figuras como Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales, José Mujica y, de manera central, Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner que fueron el corazón de este movimiento regional. Lula y la izquierda del siglo XXI es un profundo análisis acerca de la emergencia de uno de los más importantes líderes latinoamericanos del último medio siglo. En estas páginas, el reconocido filósofo brasileño Emir Sader se pregunta por las condiciones que posibilitaron la irrupción de Lula en la política brasileña, las continuidades y las innovaciones respecto de las izquierdas del siglo pasado, su proyección regional y mundial y, también, por el futuro que le deparan estos tiempos oscuros que transita América Latina”.