Las series que marcaron mi infancia

Por Manuel Sánchez Adam

Buscar Por

h

Hace un tiempo, cuando comenzó la cuarentena, decidí volver a aquellas series que marcaron mi infancia. Comencé por “Vulnerables”, emitida a finales del siglo veinte y comienzos del veintiuno. Para ser más exactos entre los años 1999 y 2000.

En esta ficción trabajaban Gustavo Garzón, Inés Estevez, Damian Di santo, Alfredo Alcón, Jorge Marrale, Soledad Villamil y María Leal, entre otros. “Vulnerables” tenía una particularidad que la hacía especial. Existía un punto en común que relacionaba a la mayoría de los actores involucrados en sociedad, sobre todo en Argentina: la sesión en psicoanálisis. Allí, varios de ellos se encontraban en terapia y compartían sus experiencias, problemas, angustias y demás.

Cabe señalar que los capítulos – en paralelo a las sesiones semanales con el psicólogo Guillermo Segura (Jorge Marrale) -, mostraban la vida de cada uno de los personajes, atendiendo a los conflictos íntimos. Así, por ejemplo, Jimena Soria (Inés Estévez) vivía con una madre absorbente (Leonor Manso), suscitándole problemas graves de maduración en ella. Además, otro de los personajes fuertes de la ficción era Gonzalo Pierna Molina (Damián Di Santo). De estrato social alto, Molina padecía una fuerte adicción a la cocaína devenida, en parte, por un conflicto familiar muy serio con sus padres.

Así, transcurrieron las dos temporadas y luego, como a menudo sucede al terminar algo que te acompaña durante un tiempo prolongado, debí hacer el duelo y buscar como si fuese un animal hambriento otra ficción que calmara la curiosidad.

Entre búsquedas y búsquedas, hallé la exquisita serie de suspenso “Tiempo Final”, emitida entre el año 2000 y 2002. Las tres temporadas se caracterizaban por mostrar situaciones disímiles, extremas y algo humorísticas. Con finales inesperados, pero con dilemas cotidianos que encontramos en el día a día corriente.

Tiempo Final – Serie Telefé – Guillermo Francella – Mirta Busnelli – Rodolfo Ranni 

Las historias lograban concentrar toda la tensión en pequeñas acciones, y acompañadas con música que acariciaba el terror. Se desarrollaban bajo una introducción, un nudo y un desenlace concretos y relataban desde un acoso laboral hasta una infidelidad, detallando paso a paso el devenir de los acontecimientos.

Entre el elenco, destacamos a Antonio Gasalla, Guillermo Francella, Luis Machín, Luis Brandoni, Inés Estevez y Norma Aleandro.

Para completar la trilogía, es imposible no hacer mención a un producto que hasta el día de hoy continúa siendo aclamado en la televisión argentina: “Los Simuladores”.

Esta serie fue emitida entre los años 2002 y 2004. Se trataba de cuatro profesionales expertos en simular, ni más ni menos, una situación, cualquier sea.

Los simuladores

El equipo estaba conformado por:
Mario Santos (Federico D’Elía), el líder y encargado de la logística y la planificación. Se caracterizaba por ser un personaje frío, con una inteligencia superior y quien aceptaba o no los casos que le llegaban al equipo.
Pablo Lampone (Alejandro Fiore) se ocupaba de la técnica y la movilidad. Conseguía todos los materiales necesarios para llevar a cabo el operativo.
Emilio Ravenna (Diego Peretti), un personaje clave en la conformación del grupo. “Caracterizaba” a todo tipo de personajes y generalmente era quien entraba en acción apenas comenzaba el plan. Con un talento aceitado en todo tipo de disciplinas deportivas y recreativas y un pensamiento liberal en torno a lo sexual, se desenvolvía en el campo con plena seguridad.

Por último, Gabriel Medina (Martín Seefeld), ex periodista que investigaba a las personas involucradas en el operativo. Con una sensibilidad profunda, tenía gustos peculiares y hacía notar su cariño hacia sus compañeros.
Esta ficción dejó una huella en los argentinos. Tal es así que, en más de una ocasión, alguno gritó la frase: “ojalá existiesen”.

Puedo decir, a viva voz, que “Vulnerables”, “Tiempo Final” y “Los Simuladores” representan, en mi historia personal, una preferencia por su originalidad en el guion y por los actores que participaron en ellas. Es que las tres, con un mensaje profundo y en medio de una crisis integral por todo lo que está pasando, se cuelan en los recuerdos nostálgicos de una época que lejos estaba del “OnDemand” y la revolución tecnológica.

Manuel Sánchez Adam

Periodista y crítico cultural