León Gieco celebra sus 70 años

Una nueva canción se suma a los dos grandes conciertos gratuitos en el Centro Cultural Kirchner (CCK) y en Tecnópolis, al festejar su cumpleaños.

Buscar Por

l

León Gieco, figura protagónica de la música popular argentina que el sábado cumplió 70 años celebrados con conciertos gratuitos, estrenó “La amistad”, tercera canción del álbum que publicará en 2022 y primera que refiere a ese vínculo pero que inscribe en una tradición propia basada en componer a partir de “tiempo vivido y compartido”.

“Creo que todas las canciones están hechas de tiempo vivido y compartido. Es más, lo compartido está dentro de lo vivido pero nunca había abordado el tema de la amistad en las canciones hasta componer este tema”, repasa Gieco durante esta entrevista con Télam.

La canción que comparte con su amigo Gustavo Santaolalla y que incluye un coro familiar, es el tercer adelanto (después de “Todo se quema” y “Alimentación.com”) de una nueva placa que publicará entre fines de abril y principios de mayo y con la que interrumpirá un silencio discográfico de una década.

“Un día seremos ausencias pero si hay amor y respeto van a ser más que primaveras y siempre ofrecerán flores eternas porque el amor es el lenguaje de la vida” (LG)

Canciones fundamentales brotadas de su puño como “El ángel de la bicicleta”, “Los salieris de Charly”, “Hombres de hierro”, “Ojo con los Orozco”, “Sólo le pido a Dios”, “En el país de la libertad”, “La colina de la vida”, “Cinco siglos igual”, “La memoria” o “Carito”, por citar azarosamente apenas algunas, son parte de un camino popular, laureado, reconocido y coherente que León visita en charla con esta agencia sin perder de vista su movilizante actualidad.

Télam: ¿Con “La amistad” y al sumar, además, a descendencias en los coros, encontraste una manera de hacer balance de tu propio andar? ¿Qué ves ahí? 

León Gieco: El sumar hijes y nietes en esta canción tiene que ver con que estuvo realizada e inspirada en eventos más familiares y más íntimos y son les hijes quienes te enseñan a ser padre y madre y la amistad como el amor se fortalece con ellos, en el trabajo de todos los días, en ese camino que aún falta recorrer, seguir aprendiendo, seguir preguntando, investigando, porque aún no ha llegado a destino y nunca llegará. Porque cuando se termine mi camino, elles seguirán caminando el resultado del amor y el respeto que hubo y así se pasará esa posta eterna. Algo así como “ahora seguí vos, yo ya no puedo” y saber que un día seremos ausencias pero si hay amor y respeto van a ser más que primaveras y siempre ofrecerán flores eternas porque el amor es el lenguaje de la vida. Las ausencias aparecen de la nada como un refugio de los sueños victoriosos y perpetuos, siempre como presentes, como el aire al respirar y por eso en algunas canciones hacemos coros familiares.

T: En “La amistad” hacés referencia a un sentimiento capaz de sortear las distancias, las ideas y los caminos elegidos ¿en qué cosas sentís entonces que se fundan esos lazos fraternales? 

LG: Los lazos fraternales de la amistad son un sentimiento que sortea distancias, decisiones personales y un montón de cosas más pero no las ideas. Con respecto a las ideas se necesita una mirada del mundo, en lo social, en lo político, en lo global. Yo no podría ser amigo de un nazi, por ejemplo. Para mí la amistad se funda en la mirada que tengas del mundo.

T: ¿Qué significa Gustavo Santaolalla en tu vida artística y personal? 

LG: Antes de que me proponga hacer mi primer disco, nos conocimos en unas circunstancias especiales. Yo trabajaba en Entel como telexista internacional y lo escuché en una entrevista en “Modart en la noche”. Tras ese reportaje, me anoté para estudiar y aprender con él escuchando música y me mostró los sonidos de Joan Baez, Bob Dylan, Crosby, Stills & Nash, pero también de Jaime Torres. Por entonces con Alain Debray (seudónimo de Horacio Malvicino) me ofreció grabar canciones de los Bee Gees en castellano para la RCA, y Gustavo me dijo “hacé eso pero aquí no vengas más. Te estoy proponiendo grabar tus propias canciones”.

Lo pensé, me descompuse varias veces y pasaron tres meses y le propuse “hagamos el disco” y “El país de la libertad” fue el punta de lanza de una carrera que sigue hasta hoy gracias a él. Cuando en el 80 no tenía idea de cómo empezar a grabar Pensar en Nada, él me propuso los primeros pasos en Los Ángeles donde vivía desde hacía cuatro años y me marcó a los músicos con los que grabé en Buenos Aires y terminó siendo uno de mis discos más vendidos también gracias a él y en 1984 vino a producir “De Ushuaia a La Quiaca” y se lo puso al hombro como nadie.

Es algo que no podría haber hecho sin él e incluso se plantó y dijo: “no salgo a grabar si no tengo cámaras para filmar” y ahora es un proyecto único de recopilación de músicas folclóricas argentinas. Diría que Santaolalla es mi salvador. Y desde el año 90 cada vez que grabo lo invito a cantar una canción, lo hacemos por cábala, él sabe que me trae suerte, Y en este caso fue acertado invitarlo a cantar este tema que habla de la amistad.

T: ¿Cuánto extrañás a Mercedes Sosa, a Sixto Palavecino y a Elpidio Herrera, otros tres grandes artistas que nombrás en la canción? 

LG: Son tres personajes que los menciono porque los extraño mucho. A veces pienso que Dios debería ser más perfecto y cederle un plus de años de regalo a algunas personas como ellos.

T: “La amistad” es también el tercer adelanto de un nuevo disco que publicarás en 2022 ¿Qué te motivó a volver a estudios después de nueve años? 

LG: Creo que la pregunta correcta sería “¿por qué tardé tantos años en motivarme?”. La respuesta es que después de componer más de 300 canciones se produce un desgaste intelectual que, creo yo, tiene que ver con el paso del tiempo. Creo que uno trata de salvar los días que se están yendo, ningún día nuevo ya mira atrás y la rueda que gira no da tregua.

T: Las tres canciones del nuevo material que se conocen hasta ahora ratifican tu sonido y tu manera vigorosa y consecuente de entender la música ¿Cómo te ves vos como artista? 

LG: Creo que como artista me veo limitado. Me guistaría tener mejor cuerpo, bailar mejor, ser mejor guitarrista, cantante y armonoquista. Me arrepíento de nunca haber estudiado música, de nunca haber hecho vocalización y de no haber estudiado inglés. También de no tener elementos para improvisar con amigos que sí son buenos músicos y de no saber tocar todas las canciones de Los Beatles, los Rolling o Dylan,  así como hacen Charly o Lito, o Malosetti o Fito. En todo esto me siento limitado como artista. En lo demás, que no sé qué es lo demás, no me va tan mal.

Todo es político

Sostenido como uno de los trovadores de cabecera de las luchas por los derechos humanos, León Gieco confiesa “agradezco que mi música sirva para acompañar la lucha por los derechos humanos, a partir de un compromiso que no siempre tuve”.

“La verdad es que yo ya era músico antes de vivir todas las experiencias políticas que me atravesaron. Mi papá me llevaba a cantar y cantaba de todo: Elvis Presley, Antonio Tormo, Los Beatles, Los Chalchaleros”, evoca León.

El guitarrista, autor y cantante, añade que “a los 18 años llegué a Buenos Aires y esta ciudad me partió la cabeza en mil partes y una de esas partes fue a parar a la mágica idea de componer canciones y agradezco todo lo que me pasó de allí en más”.

“Desde que me levanto y me cepillo los dientes considero que cada cosa que hago ya es un acto político, aunque mucha gente confunde lo político con partidismo”, agrega.

“Yo trabajo con Estela (de Carlotto) o Hebe (de Bonafini) y a ellas no se les ofreció la música o una guitarrita como herramienta, sino que a ellas les mataron a les hijes y a mí no me queda más que agradecer que la música me sirva como elemento importante para acompañarlas a ellas en esta lucha tan valiosa en el mundo”, subraya Gieco.

En esa veta, el músico sostiene que “desde que me levanto y me cepillo los dientes considero que cada cosa que hago ya es un acto político, aunque mucha gente confunde lo político con partidismo”.

“Ir a comprar a un chino, manejar sin tomar a alcohol, -enumera- ser solidario, apoyar los movimientos feministas, cantar en las marchas del orgullo, en el barrio 31 de Retiro, son parte de ese todo”.

Y para coronar la idea abunda: “Yo no estoy de acuerdo con los que dicen ‘soy apolítico’ que es como decir ‘soy indiferente a lo que sucede a mi alrededor’ y yo me siento profundamente modificado en lo sucede a mi alrededor y eso en mis canciones se refleja de manera transparente”.

Por Sergio Arboleya / Télam  

Poema inédito para Mercedes

León Gieco ratifica su bello y profundo lazo con Mercedes Sosa a quien nombra en su nuevo tema “La amistad”, pero además le narra a Télam un poema sobre la notable cantante tucumana fallecida en octubre de 2009.

“Los compositores nos moríamos de gusto, placer y emoción si ella elegía nuestras canciones porque las enmarcaba y te dejaba ese cuadro colgado en tu pared”, grafica León sobre la importancia de Mercedes en su trayectoria.

“Esta voz que se tejió con el viento

hirió al aire con garras suaves,

con palabras de amor y de guerra

para que el mundo entero cante.

Se hizo paño de todos los colores,

cubre del sol sus rayos,

calienta el frío que iguala,

seca lo sombrío por largo rato.

Esta voz que se tejió con el viento

da su aliento a mares y rincones,

a campos, ciudades, pueblos

y hasta a caminos que fueron.

Siendo trahumante en el tiempo

despierta el eco que duerme en piedras,

enhebra para unir días de lejanías

y sopla el polvo con selenio.

Esta voz que se tejió con el viento

hace al norte con trueno, al sur más azul,

demuestra el este de plata y al occidente como descansa.

Con perlas oscuras y claras,

con cinco hilos distintos, silencios y palabras,

hilvana un manto sagrado

que agita fuegos para el amor, los recuerdos, los sueños.

Esta voz que se tejió con el viento

pule los bordes groseros de mi única escultura

que con los años fui haciendo,

saluda el final de las olas,

se clava en la cruz de las estrellas,

abanica al infinito y se funde con el cielo”.

Leon Gieco, Victor Heredia y Mercedes Sosa